Una decena de municipios piden sondeos para garantizarse el agua

sondeos-garantizar-agua

Una decena de municipios piden sondeos para garantizarse el agua

La Diputación de Granada y los ayuntamientos destinan más de dos millones de euros a obras de mejora puntuales en la red de abastecimiento de agua en 38 pueblos de la provincia

La falta de lluvias y la necesidad de garantizarse el suministro de agua ha obligado a los ayuntamientos y Diputación a mover ficha. Por ahora, sólo se provee de agua con camión cisterna para el consumo humano a un municipio, Alamedilla, con 611 vecinos según el Instituto Nacional de Estadística (INE), afectado por la contaminación con nitratos en el acuífero del que se surtía. No es una consecuencia directa de la sequía, pero sí indirecta. La presencia de nitratos está relacionada con prácticas agrícolas, pero la falta de precipitaciones -y el consiguiente descenso en el nivel de agua del acuífero- ha avivado el problema. En otro puñado de localidades se han solicitado, proyectado o acometido sondeos o pozos. Se buscan nuevos recursos bajo tierra. Según la información facilitada por el área de Medio Ambiente de la Diputación provincial de Granada, en Iznalloz (5.045 habitantes) ya se ha acometido un nuevo sondeo; en Montillana (1.272 vecinos) también se ha solicitado, mientras que en Zafarraya (2.063) se está en fase de proyecto. Además, dentro del Programa de Inversiones para la Mejora del Ciclo Integral del Agua de Uso Urbano puesto en marcha por la Diputación -y que prevé que el 70% del coste de la actuación corra a cuenta de la Diputación y el resto lo aporte el municipio interesado-, se han destinado algo más de dos millones de euros en actuaciones de mejora puntuales en 38 municipios granadinos en 2016 y este 2017. En algunos de ellos, esas actuaciones han consistido precisamente en captaciones de agua, como en el caso de Alpujarra de la Sierra (1.038 habitantes); la construcción de un pozo, caso de Cádiar (1.528 habitantes) y Villanueva Mesía (2.030); o la ejecución de sondeos, como en Freila (894 vecinos) o la Mancomunidad del Temple, que cuenta con seis municipios que suman casi 12.000 habitantes. En total, son ocho las entidades y municipios que han planteado la necesidad de buscar nuevas vías de garantizar el suministro humano.

Iznalloz se encuentra en una situación muy delicada. Según su alcaldesa, Ana Belén Garrido, el pasado verano ya hubo restricciones al agotarse uno de los dos pozos que surten al municipio, que también se provee de un manantial. El nivel de agua de la bolsa subterránea había bajado cien metros. “La habíamos agotado”, indica la alcaldesa. Se solicitó ayuda a la Diputación. Junto con los técnicos del Instituto Geológico Minero (IGME) se proyectó la búsqueda de un nuevo punto del que sacar agua. “Hemos tenido que bajar 330 metros” para encontrarla, indica la alcaldesa, que confía en que llegue la financiación y comenzar las obras lo antes posible para poder extraer agua y canalizarla hasta los depósitos municipales.

Según señala el alcalde de Montillana, Juan Rodela, los vecinos de la parte alta sufren la falta de presión. Se ha consultado a la Diputación la posibilidad de abastecerse con un nuevo sondeo. “Arrastramos” ese problema desde hace tiempo, añade el alcalde, que reconoce que los problemas de presión “se ha agudizado” con la falta de agua”. La “sequía” han “reducido” los caudales de los sondeos de los que se provee Montillana y, ante las quejas vecinales, el sondeo “podría ser la solución más rápida”. “Aquí no hablamos de una cosa liviana, sino de consumo humano”, asevera Rodela.

En Villanueva Mesía, su alcalde, José Antonio Durán, explica que el sondeo obedece a la necesidad del municipio de proveerse de una fuente alternativa a la principal. “El agua que tenemos viene por una tubería de 46 kilómetros desde La Resinera”, indica Durán, que arguye que una avería en la canalización dejaría al municipio sin agua al no existir ninguna alternativa.

Un análisis realizado por el anterior equipo en el área de Medio Ambiente de la Diputación provincial glosó algunas de las carencias que el Programa de Inversiones -con un montante total de casi tres millones de euros, de los que dos van para esas actuaciones puntuales- viene a paliar. Ese documento ya destacaba hace años el “déficit de la capacidad de almacenamiento” de algunos municipios, aunque desde Medio Ambiente se apunta a la necesidad de un consumo más racional y a la responsabilidad de los usuarios. La carencia se evidencia más en épocas de mayor consumo, como ocurre cada verano en la Alpujarra. En algunos de los municipios de esta comarca se llega a duplicar e incluso a triplicar la población. De hecho, desde la Diputación se ha cofinanciado la ejecución de dos captaciones de agua, una en Mecina Bombarón y otra Yegen -dos de los pueblos del municipio de Alpujarra de la Sierra-, mientras que en Bérchules se han invertido 40.000 euros en el acondicionamiento de captaciones.

En Zafarraya urge la ejecución de un nuevo sondeo. Según explica el teniente de alcalde José Cazorla, en verano, cuando la población se duplica, se ha recurrido a la colaboración de la comunidad de regantes. A lo largo del año, comparten sondeo con Ventas. Ante el descenso del nivel del agua del acuífero, Zafarraya requiere que se ejecute un segundo sondeo que garantice el suministro.

 

Fuente GRANADA HOY